top of page
  • Cristina León. Psicóloga Sevilla

El estrés universitario

Un alto porcentaje de pacientes que atiendo en consulta son jóvenes estudiantes de edades comprendidas entre 19 y 25 años. Normalmente se encuentran en Sevilla estudiando su carrera universitaria y vienen manifestando desde hace tiempo síntomas de ansiedad y estrés. Estos síntomas han sido observados por sus familiares y se exteriorizan en forma de lloros, agobio, pensamientos negativos en cuanto a su capacidad para hacer frente al reto que tienen que superar y dudas con respecto a sus estudios. A todo esto se le une en muchos casos que la persona se ha tenido que desplazar de provincia separándose de sus familiares y amigos y teniendo que enfrentar una nueva vida en residencias o pisos compartidos con otros estudiantes.


Globalmente se pueden distinguir tres grandes problemas que hacen que el joven estalle y requiera ayuda psicológica:

Estrés elevado por los estudios + separación del núcleo familiar y social + nuevos retos diarios de vivir independientemente.


Estas tres variables junto a la propia revolución hormonal que supone estar aún en el periodo adolescente (de los 15 a los 25 años) supone un verdadero desafío para los pacientes.




En el 100% de los casos los jóvenes manifiestan ansiedad y estrés por los estudios. Suelen ser buenos estudiantes y personas responsables, que quieren hacerlo bien y les estresa mucho la posibilidad de suspender tanto por su propia falta de experiencia en cuanto al fracaso escolar como por su alta responsabilidad, aparte de estar en una provincia diferente a la suya y el coste que ello supone a sus familiares.


En la consulta realizo un diagnóstico tanto del nivel de ansiedad como de depresión en el que se encuentra el adolescente. También realizamos una evaluación de su personalidad para que se conozca mejor a sí mismo, podamos anticipar situaciones y consigamos desarrollar estrategias de adaptación a los diferentes ambientes en los que se va a encontrar.


En trabajo cognitivo conductual se resume en una variación en el estilo de pensamiento centrándonos en sus preocupaciones y en su principal fuentes de estrés así como en posibles estresores asociados. Trabajamos el pensamiento inadecuado y distorsionado y lo llevamos a un pensamiento más racional. También realizamos técnicas de respiración y relajación para manejar los síntomas físicos y los bloqueos. La terapia lleva al adolescente a pensar de forma más racional y práctica, equilibrando su estado de ánimo. De esta manera podrá superar las dificultades diarias para poder conseguir sus objetivos generales.


También realizamos técnicas de estudio, tareas de organización y priorización de tareas, establecimiento de rutinas y hábitos diarios saludables con el objetivo de que el joven cumpla sus propósitos, lo cual le repercutirá en sentirse más feliz y productivo. Aparte de los beneficios psicológicos, está demostrado que una mejora en la organización, control del estrés y concentración hace que el paciente mejore en cuanto a sus resultados académicos.


Cristina León. Psicóloga Sevilla.


Comentarios


bottom of page