• Cristina León. Psicóloga Sevilla

¿Cómo se mide la inteligencia en niños y adolescentes?

La escala de inteligencia de Wechsler para niños (WISC-IV) es un instrumento clínico de aplicación individual que evalúa la inteligencia en niños de 6 años y 0 meses a 16 años y 11 meses.


El WISC-IV se puede considerar como una de las herramientas más importantes para la evaluación de este constructo. La elección de las escalas de inteligencia Wechsler se asienta en el amplio respaldo empírico y teórico.




La inteligencia es uno de los factores psicológicos de mayor relevancia para la comprensión de la conducta humana. La escala WISC-IV ofrece puntuaciones de los índices primarios de inteligencia que reflejan el funcionamiento intelectual en diferentes áreas cognitivas: comprensión verbal, razonamiento perceptivo, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento. Así mismo ofrece una puntuación del cociente intelectual general (CI total) y de igual forma puntuaciones en índices secundarios que reflejan aptitudes cognitivas en diferentes agrupaciones que atienden a necesidades clínicas.


Esta prueba normalmente se aplica ante las sospecha de altas capacidades (AACC) o por el contrario, de discapacidad intelectual. Es primordial conocer científicamente las capacidades cognitivas del niño y/o adolescente para que realice un itinerario curricular acorde a sus verdaderas capacidades. De lo contrario nos encontraremos con niños a los que se les exige lo que no pueden ofrecer o niños que esconden sus verdaderas capacidades sintiéndose diferentes y apartados lo cual les hará sentirse frustrados e infelices.



A cada niño se le debe exigir y estimular según lo que sus capacidades puedan ofrecer. Debemos establecer un clima de actividades y estímulos que favorezca su crecimiento y donde se aumenten sus puntos fuertes y se trabajen los puntos débiles. Ese conocimiento intelectual se logra gracias a la aplicación de la escala WISC-IV.


Aunque esta prueba se debería realizar en los centros docentes, es cierto que muchos colegios carecen de profesionales cualificados o tienen un único profesional para evaluar. Esto hace que se seleccionen demasiado los casos y existan muchos niños no diagnosticados.


La estructura para la evaluación WISC-IV consiste en 4 ó 5 sesiones:


Primera sesión- Sólo padres. Entrevista y cuestionarios.

Entre 2-3 sesiones con niño.

Última sesión -Sólo padres. Explicación de resultados y entrega de informe.


Cristina León. Psicóloga Sevilla.