top of page
  • Cristina León. Psicóloga Sevilla

Tabaquismo

Los jóvenes comienzan a fumar por diferentes factores como son la curiosidad, la rebeldía, la anticipación del rol de adulto, la presión social y el modelado de padres e iguales. El fumar se mantiene por factores del entorno, fisiológicos y psicológicos que aseguran la cronificación del hábito.

El tabaquismo es una enfermedad crónica y adictiva que, además, tiende a reaparecer una vez que se ha abandonado. El tabaquismo se considera como enfermedad y no como un mal hábito. Los fumadores presentan síntomas respiratorios como irritación faríngea, tos, dificultad respiratoria y falta de tolerancia al ejercicio físico. El tabaco está presente como factor de riesgo en las principales causas de muerte. El tabaquismo es la causa reconocida de bronquitis crónica, de cáncer de pulmón y de cardiopatías coronarias.




Dejar de fumar es una decisión personal importantísima en la vida de una persona, pues incide directamente en su salud actual y futura. El mejor tratamiento para dejar de fumar es el que combina farmacología y apoyo psicológico cognitivo-conductual.


Para conseguir dejar de fumar lo primordial es la toma de decisión y trabajar la fuerza de voluntad. Para ello, hay que modificar hábitos y determinadas rutinas, evitar tentaciones, tener a mano alimentos que te hagan manejar la ansiedad, llevar una vida saludable donde el tabaco sea un obstáculo y buscar apoyo social. Por último, aconsejo comunicar la intención de dejar de fumar al profesional sanitario para que pueda aconsejar el mejor tratamiento en cada caso.


Cristina León. Psicóloga Sevilla.


Comments


bottom of page